OVNIS, OPARS, ARQUEOLOGIA Y LEYENDAS URBANAS

jueves, 1 de agosto de 2013

EL CASO CONIL

El 29 de septiembre de 1989 ocurrió algo sobre la playa de los Bateles. Cinco jóvenes de la localidad de Conil se reunían cada noche en dicha playa entre las 20:00 y las 21:00 horas. La causa de dichas excursiones era que se podía observar unas extrañas luces silenciosas en el cielo.
Pero debemos situarnos en el momento en que ocurría esto en la localidad de Conil, el día 27 de septiembre de 1989 en un parque de la ciudad rusa de Voronezh, supuestamente, tuvo lugar el aterrizaje de un OVNI. La primeras noticias del suceso fue divulgada a todo el mundo por la agencia de noticias TASS, fue portada de periódicos y abrió telediarios en todo el mundo. Se decía que un objeto esférico se había posado en el parque y que de él descendieron tres seres gigantescos y una especie de robot. Eran altos, de cabeza pequeña y tenían tres ojos, vestían una especie de monos plateados. 
Ovni de VORONEZH
Poco después la nave despegó dejando diferentes marcas en el suelo, los testigos principales fueron niños de un colegio cercano que estaban jugando en el parque en ese momento.
Dos días después, el 29 de septiembre, en la localidad de Conil, cinco jóvenes serán testigos de la aparición de unos seres en la playa de los bateles. La noticia ve la luz gracias a el DIARIO DE CÁDIZ el 05 octubre de 1989 y días después varias revistas de tirada nacional publicaran amplios reportajes sobre el avistamiento de unos extraños seres, y de las declaraciones de los testigos. 
Playa de los Bateles y Conil al fondo.
CONIL
Conil de la Frontera es una población marinera de la provincia de Cádiz, en el sur de España. En verano esta población es un lugar de vacaciones, su hermosa playa es un gran reclamo. Y precisamente en su playa, de nombre Los Bateles, es donde ocurre lo que después a pasado a la historia de la ufología como el caso Conil.
En septiembre de 1989 los habitantes de Conil, llevaban varias noches que observaban unas luces en el cielo que hacían unos movimientos erráticos pero sin producir sonido alguno. Estas luces se convirtieron en una atracción para sus habitantes, que se acercaban a la playa para observar dicho fenómeno. Y fue el 29 de septiembre cuando un grupo de cinco jóvenes del pueblo, Isabel y su hermano Lázaro, Pedro Sánchez, Loli Bermúdez y Pedro González deciden ir a la playa a observar las luces en el cielo.
Cuatro de los cinco jovenes testigos del caso
sobre las 20:45 horas, avistaron sobre su vertical un objeto con forma de media luna con luces rojas en su interior, la cual pasó en completo silencio hacia el pueblo. Inmediatamente, los chavales avistaron dos luces más: una por encima de sus cabezas, y la otra sobre el puerto de Conil. El espectáculo de las luces dura una media hora.
a las 21 horas, a unos 50 metros aparecen de la oscuridad un par de seres. Conforme los seres se van acercando, los jóvenes van confirmando que aquellos seres no son humanos. Los jóvenes escondidos detrás de un montículo, ven con la ayuda de unos prismáticos las figuras de los dos seres, eran altos, posiblemente superaran los 2 metros, vestidos con una túnica blanca hasta el suelo, caminaban torpemente y según los testigos no tenían rostro ni pelo. Acto seguido los extraños seres comienzan a avanzar hacia los testigos lo que provoca la huida de los jóvenes.
Los dos humanoides se detienen y dan la espalda a los testigos, ignorándolos, parecían que observaban la extraña luz sobre el puerto, los jóvenes también se detienen y se quedan observando la evolución de los extraños seres. Al rato una pequeña esfera azulada comienza a descender del cielo, deteniéndose a muy poca distancia de las de los seres. Inmediatamente, los dos humanoides se sientan en la arena y empiezan a cavar y a hacer un montículo en forma de herradura. Los seres se tumban con la espalda contra el suelo y empiezan a pasarse la pequeña esfera azul. Los cinco jóvenes siguen observando a los seres. Una figura oscura se acerca desde el mar envuelto como en una especie de niebla y dando la sensación de ir flotando, este nuevo ser es más alto, que los dos que estan tumbados, su vestidura son negras y una monstruosa cabeza blanca con dos grandes agujeros negros en lugar de ojos. Los jóvenes han tenido bastantes emociones y se disponen a irse cuando comprueban que el ser de traje oscuro a desaparecido, y los dos seres tumbados se incorporan, con un nuevo aspecto. Ahora tienen una fisonomía humana, se han transformado en un hombre y una mujer, de rasgos nórdicos, los jóvenes estan muy desconcertados.
Los dos seres, convertidos ahora en humanos, empiezan a andar hacia el paseo marítimo de Conil. Dos de los jóvenes empiezan a seguirlos pero se detienen cuando observan sobre el mar una especie de nube, que a gran velocidad se acerca hacia ellos, Pedro González con la ayuda de los prismáticos observa al ser vestido de negro. Los jóvenes no pueden apreciar bien los rasgos de este ser, por lo que acuerdan acercarse para verlo mejor, siendo entonces cuando el supuesto humanoide se detiene y mira fijamente a los testigos, se da media vuelta y se pierde en la oscuridad. Los jóvenes se dan cuenta de que la aparición de este ser a hecho que perdieran de vista a los otros dos seres, que ya se han perdido por las calles de Conil.
Una vez finalizado el suceso, los chicos continúan en la playa. Esperan la llegada de un conocido, Juan Bermúdez. Los jóvenes comentan lo sucedido y deciden guardar silencio, a las 22:30 horas se une a los chicos Juan Bermúdez, al que ponen en antecedente de lo ocurrido, éste les recomienda que se internen en la playa para buscar pruebas. Localizan unas huellas en la arena de 45 centímetros de longitud por 15 de ancho, también observan otras huellas que tenían una característica en común, la de tener cuatro dedos, estas huellas se dirigían al pueblo en línea recta y partían del montículo efectuado por los humanoides.
A pesar de haber acordado guardar silencio, la noticia era conocida en el pueblo al día siguiente y los cinco jóvenes continuaron acudiendo cada tarde a la misma playa para seguir observando las luces.
El 5 de octubre DIARIO DE CÁDIZ saca la noticia en primera página del diario, la noticia recorre rápidamente España.
El 7 de octubre el grupo español de investigación del fenómeno Ovni (GEIFO), se persona en la localidad y se entrevista con los jóvenes. También realizan una exhaustiva investigación en la playa de los Bateles.
También acuden a pueblo otros conocidos ufólogos como Jesús Borrego, que también se entrevista con los jóvenes. Hay que destacar que mientras Jesús Borrego esta con los jóvenes el 15 de octubre en el paseo marítimo al lado de la playa, ven a la misma pareja que salía de la playa una vez transformada. En esta ocasión entrando en la playa en dirección al mar, transformándose en humanoides y perdiéndose de vista en el mar.
Grupo GEIFO investigando en la playa.
Para el grupo GEIFO las declaraciones de Jesús Borrego no son otra cosa que un intento de dar veracidad a un caso que ellos ya consideran un fraude, ademas el 16 de octubre el DIARIO DE CÁDIZ, que fue el que saco a la luz este caso, informa que el caso Conil no era otra cosa que un fraude. Según el grupo GEIFO los jóvenes estaban muy influenciados por las noticias que salían en los medios de comunicación sobre el caso Voronezh, estos jóvenes, siempre según la investigación del grupo GEIFO, confundieron varias situaciones normales, lo que los llevo a ver Ovnis, humanoides y una transformación.
GEIFO comunica que las luces que los jóvenes ven a lo lejos son el barco C.S. Monarch situado desde el viernes 29 hasta hasta el 1 de octubre sobre la costa del supuesto avistamiento con extraterrestres. Diez años después de ese comunicado, el GEIFO cambia por completo sus afirmaciones y comunica que el barco se encontraba no sobre la costa, sino a 10 km de ella.
GEIFO comunica que el ser de 3 metros con “mono” negro era un buzo perteneciente a la dotación de C.S Monarch, en un momento dado, el buzo se debió de desplazarse a la playa en una zodiac, que fue lo que los jóvenes confundieron con una nube. GEIFO dijo que la pareja de “humanos” avistados eran personas normales, que debían estar tumbadas y que en un momento dado, ante la llegada del buzo del barco se debieron de levantar e irse del lugar. Para GEIFO no había caso Conil.
J.J. Benitez
Pero como ya hemos comentado antes, a Conil también fueron Juan José Benítez, J.A. Caravaca y J. Borrego, expertos ufólogos que dieron otro punto de vista sobre el caso. Como ya hemos dicho GEIFO dijo que el barco estaba relativamente cerca de la playa, el capitán del barco, Donaghy, cuando se entrevistó con Juan Jose Benítez, le dijo que el día del avistamiento, el barco se encontraba a 53 Km. De la playa. Donaghy le dijo a Benítez que nadie más le había preguntado sobre el asunto. Y Donaghy afirmo que el C.S. Monarch no llevaba buzos en el barco.
El 29 de septiembre, el radar de la base militar de Algeciras quedo inutilizado, no pudiendo registrar nada. Esto beridico, está escrito en un documento oficial firmado que lo podéis encontrar en la web de J.J. Benítez. También agentes de la policía local fueron testigos de extraños objetos luminosos sobre las instalaciones del repetidor de Telefónica. El avistamiento fue corto en duración y no se escuchó ningún ruido. 
El C S Monarch
Para GEIFO el caso no sería más que un error de identificación de los muchachos, que vieron a operarios británicos instalando unos cables de teléfono, y las luces que observaron no eran más que un buque y un avión que pasaban por la zona. El Caso Conil como es lógico, tuvo muchos detractores. Hoy en día los escépticos lo aprovechan para desacreditar aun mas el fenómeno ovni. Para los ufólogos que investigaron el caso,el informe de GEIFO fue solo una labor de ocultamiento e intoxicación de lo que puede ser uno de los casos ovni mas importantes de España. J.J. Benítez, recopiló pruebas en busca de la verdad, entrevisto a la Policía Local de Conil y a la Guardia Civil sobre el avistamiento de extrañas luces en los cielos de Conil, al capitán del barco sobre la verdadera posición del barco y que el barco no llevaba buzos. J.J. Benítez escribiría todo esto en su libro “La Quinta Columna”. 
El caso Conil es uno de los casos mas famosos de la ufología española, ¿es el Invento de unos jóvenes con mucha imaginación?. Casi prefiero que fuera falso, porque el hecho de que nuestros hermanos en el Cosmos sean capaces de vivir entre nosotros sin que lo sepamos , a mi me da mas miedo.

 
 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario